Estilo escandinavo. Las claves imprescindibles

Nacido a principios del siglo XX en países del norte de Europa como Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca, el estilo escandinavo lleva siendo tendencia en el resto de Europa desde hace más de una década. Ya sea por la calidez que aportan sus ambientes, sus colores tan suaves o por su sencillez, lo cierto es que está conquistando a países que nada tienen que ver en cuanto a clima con los países nórdicos como España. Por esta razón, hoy en Muebles Desing queremos revelarte todas las claves de este estilo tan de moda y que tanto nos gusta.

Céntrate en aprovechar la luz

Como imaginarás, en los países donde surgió el estilo escandinavo no abunda la luz precisamente. Los fríos y oscuros inviernos son algo con lo que los habitantes de estas zonas tienen que lidiar cada año, por lo que el principal cometido es aprovechar cada rayo de luz natural. Para luchar contra esta falta de luz se utilizan cortinas muy livianas (o incluso prescinden de ellas) y muebles funcionales pequeños, para que no entorpezcan la entrada de claridad. Para la noche elige luz cálida con lámparas a distintas alturas y de pie del estilo nuestra Grasshopper o Tulip Floor.

Gama cromática con colores claros

Viene muy ligado con el punto anterior. Para ganar luminosidad, este estilo siempre se ha caracterizado por utilizar el color blanco como base. Paredes, muebles y accesorios simples e inmaculados predominan en el estilo nórdico. En los últimos años se han ido introduciendo otras opciones como tonalidades claras del gris o incluso el negro en pequeñas dosis.

No escatimes con la madera

La abundancia de árboles en los países del norte de Europa hace que la madera sea la materia prima más utilizada. No solo en muebles o suelos, incluso en complementos. Eso sí, utiliza maderas claras combinadas con metal y textiles de materiales naturales tan característicos por esas latitudes como el lino, el algodón o la lana.

Muebles sencillos, versátiles y con un toque retro

Esta es una de las partes más importantes si quieres conseguir un estilo nórdico de verdad. Hay algo que debes tener muy claro, no puedes sobrecargar. El objetivo es crear espacios diáfanos que no rompan la armonía, donde lo práctico le gana la partida a lo estético. Elige muebles con diseños sencillos y funcionales, con líneas minimalistas que aporten esa mezcla entre modernidad y vintage.

Como no podía ser de otra manera, estos muebles son de madera (sobretodo haya y abedul). En Muebles Desing tenemos una amplia gama de muebles nórdicos.

Reutiliza y crea

Otra de las señas de identidad del estilo escandinavo es darle una segunda vida a objetos e incorporarlos en nuestro hogar. Reutiliza un palé y hazlo somier, incorpora una maleta de viaje antigua y haz una mesa auxiliar… ¡El único límite es tu imaginación!

El estilo nórdico se lleva genial con lo ‘handmade’ y artesanal ¡debes incorporarlo! Y esta son algunas de las claves para inundar tu hogar de este estilo tan trendy que ha conquistado toda Europa desde el norte. ¿Te animas a darle un nuevo aire a tu hogar?